caravirgenWEB

Hablaremos hoy de un caso muy representativo que reúne los ingredientes idóneos para convertirse en la trama de una película.

Allá por 1954 se procedió a restaurar una tabla gótica de la parroquia de Bulbuente, en Zaragoza, que representa la natividad de cristo en una composición clásica de la virgen con el niño en brazos, rodeada de un coro de ángeles que se abren hueco entre una arcada de columnas. La “Virgen de los ángeles” es una excelente obra de 1390 realizada por Enrique de Estencop, uno de los pintores góticos más destacados dentro de la Corona de Aragón. La iglesia se enorgullecía de poder mostrar esta pieza. No en vano, para ilustrar el calendario de 2018 que se repartiría entre los vecinos de la localidad, la pintura fue escogida por mayoría absoluta como imagen principal.

La tabla formaba parte del retablo mayor del Monasterio de Veruela, una localidad vecina, y fue trasladada a la iglesia de Bulbuente el 6 de noviembre de 1542. Pero el paso de los años fue dejando huella y su estado de conservación a mediados del siglo XX era lamentable, lo que justificaba una restauración. Cabe decir que las técnicas de restauración de los años 50 del pasado siglo han evolucionado considerablemente en las últimas décadas. El proceso había dado como resultado una obra más saturada, más brillante e intensa en sus colores, algo que los expertos atribuyeron a las decisiones tomadas sobre los pigmentos en la ejecución del encargo, poco conservador con los tonos originales. Más aún, parecía que con la restauración algunas de las inscripciones en letra gótica distribuidas por la tabla se volvieron ilegibles. En un catálogo del patrimonio artístico religioso de Bulbuente concluido en 2012, se apunta a esta circunstancia y a una restauración con “negativas consecuencias” que afectaron a la pieza en su conjunto1.

Izda.: 'Virgen de los Ángeles' de Bulbuente en 1947, antes de su restauración. Fundació Institut Amatller d'Art Hispànic | Dcha.: 'Virgen de los Ángeles' de Bulbuente en la actualidad tras la restauración.

Izda.: ‘Virgen de los Ángeles’ de Bulbuente en 1947, antes de su restauración. Fundació Institut Amatller d’Art Hispànic | Dcha.: ‘Virgen de los Ángeles’ de Bulbuente en la actualidad tras la restauración.

La restauración se inició a solicitud del anterior párroco, quien encargó al taller de José Bardolet Soler la operación. La tabla fue retirada para llevarla al taller y tiempo después devuelta con esta nueva apariencia. A su regreso, la sorpresa fue mayúscula. Hasta los propios vecinos del lugar decían que la nueva pintura no se parecía en nada a la anterior. Todos parecían asumir que la restauración había sido deplorable, como comentan hoy algunos vecinos que fueron testigos del proceso. Desde que la pintura regresó a la iglesia, ha permanecido expuesta a vista de todos durante estos 64 años2.

No obstante, esta tabla gótica ha pasado a protagonizar uno de los últimos casos de los que se tiene noticia en nuestro país sobre falsificaciones. Tras más de seis décadas en las paredes de la iglesia, la autenticidad de la pintura se ha puesto en entredicho. En febrero de este mismo año la Brigada de Patrimonio de la Policía Nacional se puso en contacto con la unidad de patrimonio de la diócesis para solicitar un examen de la tabla, que pronto desveló unas extraordinarias diferencias con respecto a su versión anterior. Pero ¿por qué tanto interés repentino para considerar la obra de Bulbuente una falsificación?

Las alarmas saltaron cuando el propietario de una tabla gotica de similares características solicitó al Ministerio de Cultura un permiso de exportación definitiva para su venta en el extranjero. La importancia de la obra, valorada en 180.000€, hizo que se dirigiera una consulta al Museo del Prado, quien informó de que la pieza que correspondía a la descripción facilitada se custodiaba en la iglesia de Bulbuente. Estábamos ante una contradicción: dos obras con idéntica descripción, y esto solo podía indicar, o bien que ambas obras eran originales, o bien que una de ellas era falsa. La policía inició inspecciones en Bulbuente para determinar si la tabla de la iglesia era auténtica, sabiendo que, conforme a las últimas noticias que se tenían sobre la pieza, ese era el lugar donde se custodiaba el original. El examen, no obstante, desveló lo que nadie imaginaba, que la pintura era una reproducción reciente, y que el original era la del propietario que pedía permiso de exportación. La labor de restauración había sido mucho más que eso, había sido en realidad la tapadera para ocultar un intercambio que pasó inadvertido todo este tiempo. La policía ha requisado la pintura y la ha depositado en el Museo Diocesano de Zaragoza para ser sometida a estudios técnicos que determinen si toda esta historia es real.

descolgarVirgenAngelesSi detrás de todo esto estaba José Bardolet Soler conviene tener presente que era un marchante y anticuario que muchas veces se abastecía de piezas de la zona de Zaragoza que luego vendía a coleccionistas como Frederic Marès y Jesús Pérez-Rosales. Su actividad, ya desde antes de la Guerra Civil, se movía entre los permeables contornos de lo lícito y lo permitido en un contexto de escasa regulación del patrimonio. Meritxel Cano, una investigadora que ha hecho un seguimiento exhaustivo de la carrera del marchante, indica que el robo no sería propio de su forma de actuar, pero que el encubrimiento de una compraventa, entregrando a cambio una reproducción, encajaría más en sus prácticas. En efecto, en los registros de la parroquia se identifica la operación de restauración como un contrato de entrega de “pintor-decorador”, lo que implicaba la retirada de la obra para su traslado al taller y su devolución una vez concluida la intervención3.

No debemos olvidar tampoco que el actual propietario del original adquirió la obra de buena fe en 1980 en una casa de subastas de Barcelona. Su situación también merece ser atendida, ya que desconocía por completo la procedencia de la obra y la ha poseído en este tiempo como si fuese su legítimo dueño. Por su parte, en Bulbuente reclaman la devolución de la pieza a la iglesia, de donde nunca debió haber salido. La cuestión es delicada y en tanto las autoridades no se pronuncien, seguiremos a la espera de la resolución del caso.
______________
Notas

1 Aguilera Hernández, Alberto y Adiego Sevilla, Ramiro (2012), “Bulbuente: patrimonio artístico religioso” Centro de Estudios Borjanos, p. 129 (ver aquí) – Volver a nota 1

2 Bulbuente espera a su Virgen verdaderaVolver a nota 2

3 Rezando ante una Virgen falsaVolver a nota 3

Autor: Marta Suárez-Mansilla

Abogada especializada en derecho cultural. Con amplia experiencia en el sector del arte contemporáneo y en la gestión de proyectos, mi trabajo se centra ahora en el tratamiento de las cuestiones jurídicas que rodean este campo de actividad.

© Marta González Suárez
ISSN 2530-397X
ArtWorldLaw Bulletin. Crónicas de Temis y Atenea. nº 6 MADRID. Julio 2018.

2 thoughts on “64 años para descubrir el paradero de una tabla gótica de 1390

Deja un comentario